Eventos Especiales
Instituto América
Fotografías y videos

Pijamada Preescolar

Como lo resalta el Programa de Educación Preescolar, pocas experiencias pueden ser tan estimulantes para el desarrollo de las capacidades intelectuales y afectivas en las niñas y los niños como el contacto con elementos y fenómenos del mundo natural, así como el despliegue de posibilidades para aprender nuevas cosas acerca de sus características, las formas en que suceden y la razones por las cuales ocurren, las relaciones que pueden descubrir entre eventos semejantes, etcétera.

El contacto con los elementos, seres y eventos de la naturaleza, así como las oportunidades para hablar sobre aspectos relacionados con la vida en la familia y en la comunidad, son recursos para favorecer la reflexión, la narración comprensible de experiencias, el desarrollo de actitudes de cuidado y protección del medio natural y para empezar a entender que hay diversidad de costumbres y formas de vida que caracterizan a los grupos sociales; ello propicia en los alumnos un mejor conocimiento de sí mismos y la construcción paulatina de interpretaciones más ajustadas a la realidad, como base de un aprendizaje continuo.

Conscientes de la trascendencia de poner a cada uno de nuestros alumnos en situación de observar, descubrir, poner en práctica los saberes alcanzados, confirmar lo que han aprendido, es que le ofrecemos diversas actividades que van más allá de la vida en el aula.

El pasado viernes 6 de octubre, los alumnos del preescolar acudieron a la actividad denominada "Pijamada". Se nombró así por el horario en que se realizó, porque parte del trabajo sería merendar junto con sus compañeros.

Los alumnos llegaron al preescolar, en pijama y con calzado cómodo, apropiado para participar en las actividades.

Las maestras apoyadas en el equipo de Educación Física, organizaron diferentes juegos, con retos de desplazamientos, coordinación en grupo, coordinación individual, etc.

Luego de la merienda, se encendió la fogata, cantaron diferentes canciones, y ya al oscurecer, emocionados con sus linternas, realizaron la búsqueda del tesoro.

Para terminar la Pijamada, en total oscuridad, hicieron el agradecimiento a la vida por la familia que los ama y los cuida, a la naturaleza, de todo cuanto nos ofrece cada día, y se despidieron con una sorpresa muy brillante. Conocer a su escuela en la penumbra de la noche fue para ellos también una gran experiencia.

Los padres de familia los esperaban gustosos en el patio del preescolar para llevarlos de vuelta a casa. Los alumnos mientras se retiraban contaban emocionados a sus padres lo que habían realizado y disfrutado.